“La marcha, que se desplazó por el centro de la ciudad, terminó con la quema de carpas, colchones, cobijas y juguetes que eran utilizadas por extranjeros para pernoctar en plazas y playas, acto que ha sido denunciado como un ataque xenófobo”, consignó.

Desde Venezuela, catalogaron a los protagonistas de esta situación como un “grupo de xenófobos”.

Telesur subrayó el hecho de que los migrantes, entre quienes figuraban niños y niñas, fueron perseguidos por varias calles tras incendiarles sus pertenencias.

FUENTE: bbcl