Ministerio Público investigará delitos por lesiones en Compaña de Bomberos de Ñuñoa

Un rito de «bautizo» de un voluntario de Bomberos en la Cuarta Compañía de Ñuñoa terminó con una denuncia por agresiones graves y torturas.

Los hechos ocurrieron la noche del pasado jueves y afectaron a un joven de 21 años que llevaba recién dos semanas en la institución y que cumplía su primera guardia nocturna en el citado cuartel. Según la denuncia, la víctima terminó con una serie de lesiones atribuibles a esta «iniciación». 

Sobre esta situación, el comandante del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa, José Figueroa, comentó a Meganoticias Alerta que «nos enteramos de la situación y estamos colocando los antecedentes en el organismo disciplinario para que se tomen las medidas respectivas».

Figueroa añadió que «como institución condenamos cualquier acto de violencia que ocurra en el interior o fuera de nuestros cuarteles, así que tomaremos las medidas respectivas para que estos hechos no se repitan en el futuro».

De acuerdo a lo relatado por la abogada que representa al joven agredido, Mariana Hernández, las agresiones se extendieron por varias horas e involucraron a al menos tres voluntarios de la Cuarta Compañía de Bomberos de Ñuñoa.

La jurista, en conversación con Meganoticias Alerta, apuntó que lo sucedido «es un hecho reprochable de todas las formas».

Hernández detalló que «a tres voluntarios nuevos les dijeron que los iban a rapar, los dos primeros aceptaron sin ningún problema, pero la víctima consideró que no era algo apropiado, que no era algo que fuese legítimo y se negó. Él rechazó que le cortaran el pelo y por su negativa comenzaron la torturas durante toda la noche, desde las 11 y media hasta las 04.40 de la mañana».

La abogada agregó que «las torturas fueron gravísimas. Primero lo hicieron luchar con un compañero que era mucho más robusto que él, le sacó la mugre, lo golpeó, lo agredió, lo tiró al suelo, le azotó la cabeza, y le dieron una segunda oportunidad haciéndolo pelear con otra persona que también era corpulenta, y la condición (para no raparlo) era hacerle una llave».

La representante de la víctima remarcó que «este segundo agresor le pega de tal forma a este joven que le hace crujir los huesos del cuello y en ese momento se asustaron y pararon la pelea. Luego apagaron las luces en forma intermintente, vinieron con dos máquinas, lo afirmaron entre varios, lo raparon, lo dejaron con mechones irregulares por toda la cabeza, y lo amarraron de pies y manos con cinta adhesiva«.

Según el relato de la abogada, «él luchó, se sacó la cinta adhesiva y como estaba muy furioso por lo que le estaban haciendo, por la vulneración de sus derechos, lo amarraron de pies y manos con una cuerdalo dejaron inmovilizado y lo dejan colgando de un balcón de cabeza. Posterior a eso le dice que le van a tapar a los ojos y que se tiene que tirar».

Hernández afirmó que «el día de ayer (viernes) nos apersonamos en la Cuarta Compañía de Bomberos de Ñuñoa y quien me atendió fue el agresor. Me dijo que tratáramos de llegar a un acuerdo, que conversáramos y le dije que con él no tenía nada que hablar».

La abogada añadió que «las autoridades mayores indicaron que estos actos de iniciación no están permitidos, no sé hasta qué punto, porque lo que ocurre allá adentro solo ellos lo saben y hacen juramentos de confidencialidad».

De acuerdo con el relato, la víctima «está mal, muy agredido, hoy día empieza un tratamiento sicológico. Él desde los cinco años quería ser bombero y, finalmente, con esta actitud totalmente vulneratoria de sus derechos, él no quiere volver más, por lo tanto, le truncaron su sueño de toda la vida. Físicamente está dañado, tiene daños policontusos, cicatrices, está adolorido, porque lo apalearon entero».

«Él no quiere salir de su habitaciónllora todo el día. Pensamos que a lo mejor había tenido algún tipo de vejación sexual, eso va a ser parte de la investigación. Ya está todo en manos de Fiscalía y nosotros, independiente de la investigación, nos vamos a querellar en contra de todas las personas que resulten responsables», concluyó.

Tras esta denuncia, el Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa inició un sumario administrativo y suspendió preventivamente desde este viernes a siete voluntarios presuntamente implicados en los hechos.

fuente:Meganoticias

Los comentarios están cerrados.