Protestas en Italia contra la obligatoriedad del «pase verde» de covid-19 para todos los trabajadores

Este viernes entró en vigor la obligación de que todos los trabajadores de Italia muestren un «pase verde» de covid-19 expedido por el gobierno, lo que ha provocado protestas y temores de interrupción en la producción.

Todo aquel que esté en nómina -en el sector público o privado- debe tener un «pase verde» con un código QR para certificar que esté totalmente vacunado, de que se ha recuperado recientemente de la infección o de que ha dado negativo en un test en las 48 horas anteriores.

Los empleados que vayan a trabajar sin el pase se arriesgan a una multa de hasta 1.500 euros (US$ 1.730) y a una suspensión sin sueldo. Los empleadores también podrían enfrentarse a multas si permiten que el personal trabaje sin el «pase verde».

Este viernes por la tarde se hará una protesta contra la exigencia del «pase verde» en el Circo Máximo de Roma. También está en marcha una huelga en el puerto de Trieste, en el norte del país.

Más del 81% vacunado

Las estadísticas del gobierno italiano dicen que el 81% de la población elegible ha sido vacunada en su totalidad y más del 85% ha recibido la primera dosis. Italia también ha iniciado las vacunas de refuerzo para las personas con inmunidad comprometida y mayores de 80 años.

Este viernes por la tarde se hará una protesta contra la exigencia del «pase verde» en el Circo Máximo de Roma. También está en marcha una huelga en el puerto de Trieste, en el norte del país.

Más del 81% vacunado

Las estadísticas del gobierno italiano dicen que el 81% de la población elegible ha sido vacunada en su totalidad y más del 85% ha recibido la primera dosis. Italia también ha iniciado las vacunas de refuerzo para las personas con inmunidad comprometida y mayores de 80 años.

El gobierno esperaba que la medida de hacer obligatoria la tarjeta sanitaria convenciera a los italianos no vacunados para que cambiaran de opinión, pero como más del 80% de los residentes mayores de 12 años ya están totalmente vacunados y las tasas de infección son bajas, ese aumento no se ha materializado.

Los partidos de derecha Liga y Hermanos de Italia y algunos sindicatos dicen que, para hacer frente al riesgo de escasez de personal, la validez de las pruebas covid-19 debería ampliarse de 48 a 72 horas, y deberían ser gratuitas para los trabajadores no vacunados.

Pero el gobierno se ha resistido hasta ahora a esas peticiones. El Partido Democrático, de centro-izquierda, que forma parte de la coalición gobernante de Draghi, dice que hacer que los hisopados sean gratuitos equivaldría a una amnistía para los evasores de impuestos.

Los comentarios están cerrados.