Medical staff takes care of a Covid-19 patient in the Covid-19 intensive care unit of the University Medical Center Magdeburg (UMMD) in Magdeburg, eastern Germany, on December 10, 2021, amid the novel coronavirus COVID-19 pandemic. - The EU health agency ECDC on December 15, 2021 warned that vaccinations alone would not stop the rise of the Omicron variant of the novel coronavirus, and said "strong action" was urgently needed. (Photo by Ronny Hartmann / AFP) (Photo by RONNY HARTMANN/AFP via Getty Images)

Mujer obtiene orden judicial para evitar desconexión de su esposo con covid-19 de un respirador artificial

El pasado 13 de enero, a mediodía, Scott Quiner iba a ser desconectado del equipo que su familia creía que lo apoyaba para recuperarse del coronavirus después de pasar dos meses hospitalizado. La reacción rápida de su esposa, logró que el paciente, de 55 años, fuera trasladado a un hospital de Texas.

Con solo 48 horas, la esposa de un paciente de 55 años que era tratado por covid-19 logró que un juez del estado de Minnesota ordenara al hospital que lo mantuviera conectado al respirador artifical de una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El pasado 11 de enero, los médicos del Hospital Mercy, ubicado en el suburbio de Coon Rapids, en el norte de Minneapolis, informaron a Anne Quiner que le retirarían el respirador al que estaba conectado su esposo, Scott Quiner, y que lo apoyaba para continuar con vida.

Anne Quiner decidió presentar una demanda al día siguiente en contra de los médicos y el hospital donde su esposo había sido tratado por covid-19 durante más de dos meses, según se lee en documentos judiciales y en una página de GoFundMe que la familia de Quiner abrió hace unos días.

“En ausencia de una orden del tribunal que impida que el hospital Mercy del acusado apague el ventilador, mi esposo morirá”, se lee en la página de la fondeadora.

El martes 30 de octubre, Scott Quiner, quien no estaba vacunado, dio positivo a covid-19. En ese momento, fue ingresado en un hospital de Waconia, una ciudad ubicada en el suroeste de Minneapolis, con niveles críticos de oxígeno bajos.

Quiner necesitó sedación profunda debido a que sus niveles de oxígeno no mejoraban. Los médicos decidieron colocarle entonces un respirador.

No obstante, el 6 de noviembre, el hospital de Waconia decidió transferir a Quiner a la UCI del Hospital Mercy. Su familia fue informada que el traslado se realizaría para proveerle la atención médica que requería, incluida la asistencia de un ventilador.

Los comentarios están cerrados.